Qué es la medicina alternativa

Puntúa este artículo

Vamos explicar qué es la medicina alternativa y analizaremos sus pros y sus contras para todos aquellos que estén barajando su utilización.

Definición de medicina alternativa

Es bastante complicado explicar qué es la medicina alternativa, y es que estamos hablando de un campo tan amplio y que puede presentar variaciones en función de los criterios que difícilmente nos permite crear una definición concreta acerca de este término.

Básicamente, la medicina alternativa es la práctica de la medicina a través de la afirmación de que determinados remedios cuentan con propiedades sanadoras aunque en realidad no haya sido demostrado mediante el método científico, razón por la cual no existe nada que pueda demostrar que realmente funciona de modo apropiado, por lo que en la mayor parte de los casos es considerado un tipo de medicina que se fundamenta sobre todo en el efecto placebo.

De hecho, expertos defienden la idea de que el término “medicina alternativa” en realidad es erróneo, puesto que estos sistemas y remedios no son realmente una alternativa médica. Básicamente se entiende que tan sólo existen dos tipos de medicina, que sería la medicina que cura y la que no cura, por lo que el concepto de alternativa no podría ir junto con el concepto de medicina debido a que no ha sido demostrada la eficacia.

Tipos de medicina alternativa

Si nos centramos en las definiciones del Centro Nacional de Medicina Alternativa y Complementaria de Estados Unidos, las medicinas alternativas y medicinas complementarias se dividirían en un total de cinco categorías distintas:

Sistemas médicos alternativos

Dentro de este grupo tendríamos la naturopatía y la medicina naturista, además de que también se puede incluir la homeopatía.

Enfoque sobre la mente y el cuerpo

En este caso estaríamos ante una técnica a través de la cual se considera importante fortalecer nuestra mente ya que a partir de ella podremos regular todo nuestro organismo.

En este caso hablaríamos de un grupo muy amplio que comprende desde la terapia cognitiva hasta el yoga, la hipnoterapia, la kinesiología, el arteterapia, la musicología, la meditación, la curación mental, la oración, la sofronización, etcétera.

Terapias biológicas

Cabe destacar que las terapias biológicas se centran en la utilización de recursos naturales para el tratamiento y prevención.

Dentro de las terapias biológicas tenemos distintas alternativas como la fitoterapia, la terapia nutricional alternativa y los suplementos nutricionales.

Métodos de manipulación y basados en el cuerpo

Encontramos diversos métodos de manipulación y que estén basados en el cuerpo como pueden ser los masajes, la quiropráctica y la osteopatía.

Aquí a menudo y una ligera controversia ya que la medicina tradicional también hace uso de algunos de estos sistemas, pero básicamente, para diferenciarlo, cuando el tratamiento se lleva a cabo a través de un fisioterapeuta o médico especializado, estaríamos hablando de medicina tradicional, mientras que si es llevado a cabo por masajistas, componedores, sanadores o quiromasajistas, ya hablaríamos de medicina alternativa.

Cabe destacar que estos métodos suelen ir también acompañados de otras prácticas como puede ser la reflexología, el drenaje linfático, la aromaterapia, el shiatsu y el sotai entre otros.

Terapias sobre la base de la energía

Y finalmente tenemos las terapias sobre la base de la energía, es decir, se trata de distintos procesos que centran su actuación en las hipotéticas energías que hay en nuestro entorno.

Este es el tipo de terapia que menos ha demostrado científicamente su utilidad, por lo que es quizás la principal a la que se consideraría un placebo.

Básicamente se busca gestionar los campos de energía que hay alrededor de nuestros cuerpos y que entran en su interior. Cabe destacar que este concepto es una suposición, es decir, no hay ninguna demostración científica de que estas energías existan.

Para ello se realizan distintas prácticas como el reiki, Qi-Gong, terapia biomagnética, terapia floral, etcétera.

Las principales críticas a la medicina alternativa y los riesgos para la salud

Es importante tener en cuenta que por norma general se considera que este tipo de tratamientos de medicina alternativa y las técnicas utilizadas son menos dañinas que en el caso de recurrir a la medicina convencional, pero debemos tener muy claro que, al no existir una demostración científica sobre su efecto sobre el organismo, en algunos casos puede suponer un serio riesgo para nuestra salud.

Sobre todo, las autoridades sanitarias insisten en la importancia de hacer uso de los tratamientos médicos demostrados científicamente, y sobre todo llevar mucho cuidado al utilizarla como medicina complementaria, ya que hay que evitar que puede interferir en los medicamentos o terapias regladas.

Sin embargo, algunos de estos sistemas sí ofrecen un aspecto muy positivo independientemente de si realmente está beneficiando o no al paciente en el sentido que pretende, y es que no debemos olvidar que, aunque se tratase de un placebo, si el paciente consigue sentirse mejor, sin duda alguna será una importante mejoría no ya en su calidad de vida, sino también en base a un aumento de las expectativas a la hora de vencer el problema o la enfermedad que padece.

Por esa razón, básicamente se considera que el peligro de la medicina alternativa es el hecho de que no ha sido estudiada de forma científica, por lo que en algunos casos podría ser contraproducente para nuestro organismo.

Dentro de las distintas opciones que encontramos englobadas dentro de la medicina alternativa, las que mejor reputación tienen debido a que son las que más han podido demostrar que realmente hay una utilidad y un beneficio tras ellas son la acupuntura, las terapias físicas y manuales y la homeopatía.

En cuanto a la crítica y los peligros de las medicinas alternativas encontramos en primer lugar la ineficacia en la mayor parte de tratamientos, los cuales se centran puramente en ser un placebo, algo que se ha demostrado tras la realización de múltiples ensayos clínicos.

En cuanto al resto, en la mayor parte de los casos existe una gran laguna en cuanto a ensayos adecuados se refiere, ya que prácticamente tan sólo encontramos estudios muy subjetivos y con poca o ninguna carga científica.

A su vez, uno de los aspectos que más preocupan acerca de la medicina alternativa es el hecho de que no hay ningún tipo de regulación en la mayor parte de países, de manera que muchas personas pueden ejercer sin tener ningún tipo de preparación ni ninguna titulación, lo cual puede llevar a que nos recomienden el consumo o la práctica de determinadas terapias que en realidad supongan un perjuicio importante para nuestra salud.

Básicamente con esto entenderemos mejor qué es la medicina alternativa y sobre todo sopesaremos los riesgos que puede implicar para nuestra salud. Por ello, en el caso de que vayamos a recurrir a la medicina alternativa, es esencial que consultemos a personas que gocen de buena reputación y sobre todo mantengamos en contacto con nuestro médico de confianza para evitar interacciones o que podamos estar haciendo uso de alguna terapia que pueda perjudicar nuestro estado de salud.

Un comentario

  1. Noelia Contestar

    Una perspectiva muy adecuada sobre la medicina alternativa.
    Enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.