Jo Cameron

Jo Cameron, la mujer que no siente dolor, miedo ni ansiedad

En esta ocasión os vamos a contar la historia de Jo Cameron, una mujer británica que se encuentra residiendo en Escocia y que no se había dado cuenta hasta los 65 años de que no tenía capacidad para sentir el dolor, el miedo o la ansiedad.

Jo Cameron

65 años sin saber que no podía sentir dolor, miedo o ansiedad

En la actualidad, Jo Cameron tiene la edad de 66 años, y tan sólo lleva un año sabiendo que, debido a una mutación genética, no tiene la capacidad de sentir dolor, ansiedad o miedo.

Cabe destacar que a lo largo de 65 años nunca había sido consciente de esto, y es que recuerda que, por ejemplo, si se quemaba, sólo se daba cuenta de ello cuando olía a carne chamuscada, además de que las heridas cicatrizaban muy rápido.

Por otra parte, incluso en una ocasión sufrió un accidente de tráfico y en ningún momento sintió miedo ni ansiedad ni nada por el estilo.

Aunque es poco habitual, existen mutaciones responsables de particularidades como las de Jo Cameron, aunque en la mayor parte de los casos, las propias mutaciones impiden la vida normal de las personas afectadas.

Hasta entonces, ella siempre había pensado que era algo totalmente normal, que le pasaba a todo el mundo, pero ahora que sabe que es una persona diferente en este sentido, se da cuenta de que nunca en la vida ha necesitado consumir analgésicos, y de hecho piensa que, como nunca los había necesitado, tampoco se llegó a plantear la razón por la que estuvo ocurría.

Nunca fue consciente de que había algo distinto en ella, pero lo cierto es que ni tan siquiera sufrió dolores cuando tuvo a sus hijos, sino que considera que simplemente fue una experiencia muy agradable.

Una delicada operación en la mano permitió descubrir el caso

El año pasado, cuando se sometió a una delicada operación en una de sus manos, fue cuando su anestesista, Devjit Srivastava observó que estaban ante un caso para nada frecuente, y es que era ilógico que no necesitar analgésicos tras la operación realizada, puesto que se espera que sufra intensas molestias.

Fue entonces cuando tomó la decisión de derivar el caso a especialistas en genética del University College London y de la Universidad Oxford, los cuales realizaron una serie de pruebas que les permitió descubrir la mutación genética.

¿El responsable? Una mutación genética

Tenemos la posibilidad de leer el estudio publicado en el Brithis Journal of Anaesthesia, en el cual colaboran, entre otros, James Cox, uno de los médicos e investigadores que trabajaron en el caso de esta mujer.

Básicamente se dieron cuenta de que la razón se debía a un particular genotipo que disminuye la actividad de un gen determinado.

Se realizaron diversas pruebas que observaron la mutación en un endógeno, observando que no tenía la funcionalidad completa de los genes normales.

Esto fue denominado por los investigadores como FAAH-OUT, pero no fue lo único que pudieron observar, y es que otro gen cercano también se encontraba mutado, y en esta ocasión hablamos del que se encarga de controlar la enzima del gen anterior.

Jo Cameron

De hecho, es importante que entendamos que estamos hablando del gen FAAH, el cual es el principal responsable del proceso sensorial de la memoria, los dolores y el estado de ánimo de las personas, razón por la cual es investigado con frecuencia por investigadores y médicos que trabajan en investigaciones relacionadas con el dolor.

Se ha podido observar que, aquellos ratones que no tienen el gen FAAH, sus niveles de ansiedad y de dolor se han visto reducidos de forma considerable, con lo cual estamos hablando de un primer paso para una investigación que sin duda abrirá las puertas de nuevas perspectivas médicas hasta ahora ignoradas por el ser humano.

El caso de Jo Cameron podría ser el punto de partida de nuevos progresos médicos

Como decíamos, el caso de Jo Cameron podría convertirse en un punto de partida para hacer nuevos progresos tanto en materia de tratamientos como de conocimientos médicos.

Esto se debe a que ahora se ha conseguido descubrir el funcionamiento de este nuevo gen, de manera y con objetivo de ayudar a evolucionar más en relación con la investigación, estos investigadores han solicitado que, aquellas personas que tengan la misma mutación genética y que no tengan capacidad para sentir dolor, se pongan en contacto con ellos, ya que de este modo habrá muchas más posibilidades de realizar estudios completos que ayuden considerablemente en el ámbito del dolor en la medicina.

4 comentarios en “Jo Cameron, la mujer que no siente dolor, miedo ni ansiedad”

  1. Cómo tiene que ser vivir así.

    Por una parte está bien, pero se pierde una parte muy importante de la persona, y si viviese en un mundo más real que la sociedad que hemos creado, habría muerto pronto.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.