Errores más habituales al tomar una sauna

Errores más habituales al tomar una sauna
Puntúa este artículo

Tomar una sauna es algo muy placentero y que además lleva aparejados algunos beneficios muy interesantes, pero es esencial que tengamos en cuenta que hay riesgos que debemos evitar, además de que también debemos comprender realmente para que nos va a beneficiar.

Errores más habituales al tomar una sauna

Qué beneficios aporta a la sauna

Tomar una sauna aporta una gran cantidad de beneficios a nuestro organismo, aunque evidentemente debemos hacerlo de forma regular para realmente conseguir la máxima eficacia.

Entre los principales beneficios que nos aporta la sauna podemos destacar los siguientes:

  • Acelera el metabolismo.
  • Mejora la elasticidad de los vasos sanguíneos.
  • Mejora la circulación.
  • Aumenta el ritmo cardiaco como si hiciésemos ejercicio.
  • Abre las vías respiratorias.
  • Limpia nuestro organismo de problemas y mucosas.
  • Ayuda a eliminar toxinas.
  • Elimina las impurezas de la piel.
  • Disuelve el sebo viejo.
  • Ayuda a eliminar la piel muerta.
  • Mejora la hidratación y rejuvenece.
  • Mejora la tonificación de los músculos.
  • Ayuda a la recuperación de lesiones.

Quiénes pueden tomar una sauna y para quienes se aconseja evitarlo

Como podemos observar, estas son algunas de las principales ventajas que vamos a poder disfrutar al tomar una sauna de vez en cuando, pero es muy importante tener en cuenta que no todo el mundo debe someterse a una sauna.

Errores más habituales al tomar una sauna

Entre las personas que no deben meterse en una sauna tenemos a los niños y las mujeres que se encuentran en avanzado estado de gestación.

De igual manera también debemos entender que las alteraciones que se producen de forma radical como el aumento del ritmo cardíaco o la deshidratación, hacen que no sea recomendable para personas que padezcan problemas cardíacos, problemas renales, de coagulación o similares.

Principales errores que cometemos al tomar una sauna

Aunque en un principio parece muy sencillo el proceso, ya que lo único que tenemos que hacer es meternos en la sauna y poco más, en realidad hay muchos detalles que desconocemos, de manera que os vamos a dar una serie de recomendaciones con las que intentamos ayudaros a conocer los principales errores que cometemos a tomar una sauna, de manera que podáis evitarlos a partir de ahora.

Tomar una sauna no implica sólo calor, sino calor y frío

Uno de los principales errores que cometemos es pensar que la sauna es una habitación en la que nos metemos, sudamos, salimos y ya ha terminado todo, y que con ello vamos a obtener un montón de beneficios.

Sin embargo, para conseguir que realmente haya beneficios, es importante tener en cuenta que la sauna consiste en alternar el calor y el frío, ya que el objetivo es establecer cambios bruscos de temperatura, que es lo que efectivamente va a lograr, entre otros, aumentar nuestro metabolismo y el riego sanguíneo, así como ayudarnos a limpiar nuestra piel y preparar nuestro cuerpo para la próxima sudoración.

Por esa razón, después de estar en la sauna, tenemos que darnos una ducha con agua fría al momento, y dependiendo de cada uno de nosotros, la podemos hacer más larga o más corta.

La sauna no sirve para adelgazar

Otro error también muy frecuente es el de pensar que la sauna tiene como objetivo ayudarnos a adelgazar.

La sauna no sirve para adelgazar

Evidentemente, cuando salimos de la sauna pesamos menos, pero en realidad se debe a que hemos perdido agua, es decir, nos hemos deshidratado, de manera que dicho peso lo vamos a recuperar en un plazo máximo de unas tres horas.

De hecho, es necesario que recuperemos ese peso, ya que de lo contrario nos mantendríamos deshidratados y nos podríamos encontrar con un serio problema de salud.

No es recomendable entrar en la sauna después de practicar ejercicio físico

También es muy frecuente ver a gente que practica ejercicio físico fuerte y, acto seguido, se mete en la sauna con el objetivo de recuperar el tono muscular.

Esto no es un buen consejo, muy especialmente si vamos con el pulso acelerado, ya que evidentemente nos estamos sometiendo a un ritmo excesivo y, por lo tanto, podemos llegar incluso a tener problemas cardíacos.

En este caso, se recomienda esperar al menos 15 minutos antes de entrar en la sauna, de manera que nuestro ritmo se haya normalizado y evitemos dichos riesgos.

En cualquier caso, si nos metemos antes y experimentamos sensación de mareo, debemos salir de la sauna rápidamente.

Tampoco es buena idea cuando estamos en ayunas

Tampoco hay que meterse si estamos en ayunas, ya que vamos a necesitar tener algo de glucosa en la sangre.

Por ello, al menos tenemos que comer antes algo de fruta un poco de pan integral.

Al igual que ocurre en el apartado anterior, si notamos mareo, debemos salir al instante.

El tiempo máximo que debemos estar es de unos 15 minutos

Las saunas deben tomarse durante un tiempo que vaya desde los 10 minutos hasta los 15 minutos como mucho, ya que de esta forma vamos a evitar que nuestra temperatura corporal suba en exceso, a la vez que también evitaremos una excesiva deshidratación.

El tiempo máximo que debemos estar es de unos 15 minutos

Por ejemplo, podemos estar 10 minutos y a continuación salir para tomar una ducha fría, con lo que tan sólo obtendremos beneficios y reduciremos los riesgos.

Además, como mucho se recomienda hacer tres tomas, ya que más puede resultar muy peligroso.

Hay que tomar una última ducha para recuperar la temperatura corporal

Además de intercalar la sauna y las duchas frías, también debemos realizar una última ducha tranquila, es decir, nos tomaremos el tiempo que sea necesario, y con agua templada que nos resulte agradable.

Básicamente esta última ducha tiene como objetivo ayudarnos a recuperar la temperatura corporal normal, de manera que se recomienda que al menos dure entre cinco y diez minutos.

Por otra parte, si la última ducha la hacemos excesivamente fría, esto lo único que va hacer es elevar nuestra temperatura corporal por lo que empezaremos a sudar una vez que nos hayamos vestido.

Cuidado con los objetos metálicos

Ni que decir tiene que tenemos que dejar todos los objetos metálicos fuera de la sauna.

Ya sean medallas, anillos o cualquier tipo de elemento de metal, pueden llegar a causarnos serias quemaduras.

Debemos evitar meternos con prendas de ropa

Lo recomendable es meternos con la mínima cantidad de ropa posible, y en este sentido, lo máximo que debemos llevar es una toalla alrededor.

Errores más habituales al tomar una sauna

Las prendas se ajustan y dificultan la circulación sanguínea, por lo que evidentemente estaremos restando efectividad al proceso, además de que aumentaremos los riesgos.

No debemos hablar, comer o beber en el interior de la sauna

Tampoco debemos hablar, beber ni comer dentro de la sauna, ya que esto puede alterar la temperatura de nuestro cuerpo y nuestro ritmo cardíaco, llegando incluso a provocar problemas como hipertermia.

No practicaremos sexo ni actividades de ningún tipo

Cuando entramos a la sauna, es para estar sentados, callados y tranquilos, de manera que no vamos a practicar ningún tipo de actividad, y mucho menos mantenemos relaciones sexuales, ya que es verdaderamente peligroso.

Errores más habituales al tomar una sauna

Pese a que lo hayamos visto en algunas películas, recordad que no se debe hacer en ningún caso.

Si necesitamos rehidratarnos, podemos beber agua

Finalmente, lo que sí podemos llevar con nosotros es una botella de agua, ya que en la sauna nos vamos a ir deshidratado de forma bastante pronunciada, por lo que, si lo necesitamos, debemos beber un poco de agua y así también vamos a facilitar la sudoración y el drenaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.