Consejos para empezar una dieta

Consejos para empezar una dieta

En más de una ocasión os habéis planteado perder esos kilos de más, y ésa la razón por la que os vamos a dar una serie de consejos para empezar una dieta que estamos seguros os llevarán por el buen camino disfrutando de salud y de una considerable mejora día tras día.

Consejos para empezar una dieta e

El objetivo de la dieta

Antes de nada es muy importante proponernos los objetivos, y entre ellos es primordial que analicemos las razones por las que precisamente estamos realizando una dieta.

Si lo pensamos bien, cuando optamos por dietas para hombres, dietas para mujeres, dietas para niños, dietas para deportistas, dietas para adelgazar, dietas para engordar, dietas para embarazadas, dietas para perder grasa, dietas para perder barriga, dietas para perder peso, etcétera, en cualquier caso siempre existe un factor en común que es el de mejorar nuestra calidad de vida.

Ésa va a ser nuestra meta principal, es decir, conseguir mejorar nuestra salud, aumentar nuestra energía, ganar o perder ese peso que nos incomoda, y en general hacer algo positivo por todo nuestro mecanismo interno.

Esto significa que, si nuestro objetivo es el de mejorar, una dieta debe ser muy medida para garantizar el éxito, y es que a menudo nos encontramos con dos enemigos muy peligrosos que por una parte es el desequilibrio nutricional y por otra el abandono.

Ésa es la razón por la que no debemos obsesionarnos sino adquirir el concepto de cambio de hábitos, y para ello os vamos a dar algunos consejos a continuación.

Elementos y consejos para empezar una dieta

De entre los distintos consejos para empezar una dieta vamos a intentar centrarnos fundamentalmente en los que nos permitan conseguir el objetivo del que hablábamos anteriormente.

Hacer dieta nutricionalmente equilibrada

Uno de los consejos para empezar una dieta que os tenéis que tomar más en serio es la ingesta equilibrada de alimentos. Es decir, hacer dieta no significa dejar de comer y comer tan sólo un tipo de ingredientes, sino que buscaremos aquellas dietas que incluyan frutas, verduras, pastas, legumbres, cereales, carne, pescado, etcétera… Es decir, vamos a comer de todo pero en cantidades adecuadas a nuestras características y necesidades.

Consejos para empezar una dieta c

Por esa razón, cuando vamos a empezar una dieta y muy especialmente si queremos perder una buena cantidad de peso, lo más adecuado es ponernos en contacto con nuestro médico de confianza para analizar nuestro estado de salud y sobre todo realizar un plan de pérdida de peso que sea adecuado y que en todo caso nos beneficie y en ningún momento ponga en peligro nuestra salud.

Cambiar los hábitos alimenticios y evita el efecto rebote

Un poco en consonancia con el apartado anterior tenemos este nuevo consejo, y es que, la mejor forma de perder peso sin rebote y garantizando plenamente nuestra salud es cambiando nuestros hábitos alimenticios.

Existen dietas para bajar de peso rápido sin efecto rebote, pero verlo así no nos llevan más que a generalizar y acceder a dietas excesivamente impersonales y por tanto menos saludables. Cuando comenzamos la dieta, nuestro principal objetivo es perder peso rápido, pero es mucho más importante pensar en que la pérdida de peso deberá ser estable evitando el efecto rebote.

A todos nos ha ocurrido alguna vez que hemos realizado el gran esfuerzo para perder peso y en apenas unas semanas o incluso en días lo recuperamos por completo, lo que significa que nos desanimamos y la próxima dieta será mucho más complicada.

Para disfrutar de una dieta equilibrada y que nos mantenga en nuestro peso ideal, lo único que tenemos que hacer es empezar a comer bien, es decir, si pesamos más de la cuenta quiere decir que no nos estamos alimentando adecuadamente, por lo que un cambio en el hábito alimenticio va a ser lo único que necesitamos para ponernos en nuestro peso sin miedo al efecto rebote.

Quizás no sea la forma más eficiente para bajar d peso rápido, pero sí que podemos estar totalmente convencidos de que el peso perdido nunca lo volvemos a recuperar, a la vez que gozaremos de una salud perfecta y cada vez con más energía, fuerza y vitalidad.

Siempre hay que buscar la progresión

Sobre todo, cuando tenemos que perder muchos kilos nos encontramos con mucho tiempo por delante y en ocasiones es normal que las tentaciones nos hagan cometer algún error durante la dieta.

Consejos para empezar una dieta d

Siempre debemos cuidarnos de estos fallos, por supuesto, pero el caso de que cometamos alguno debemos rectificar rápidamente y seguir adelante nuestro camino sin abandonar; no utilicemos nunca como excusa el hecho de que hayamos fallado uno o incluso varios días, sino que tendremos que centrarnos más y por supuesto también reforzar nuestra idea de objetivo.

Básicamente necesitamos buscar la progresión, es decir, independientemente del tipo de dieta que estemos realizando deberemos llevar a cabo comprobaciones cada cierto tiempo de forma que podamos observar que seguimos avanzando.

Esto no significa que nos pesemos todos los días, ni mucho menos, porque habrá veces que, incluso cumpliendo con la dieta a rajatabla, de un día para otro lleguemos a aumentar algo nuestro peso, lo cual podría hacer sentirnos mal y nos acercaría más al error de abandonar la dieta.

Por esa razón, pasarnos por ejemplo una vez por semana es más que suficiente para ir manteniendo nuestro ritmo y comprobar nuestra progresión.

Establece tus objetivos pero siendo realista

Cuando vamos a empezar una dieta todos buscamos establecer una serie de objetivos, pero dentro de nuestros consejos para empezar una dieta siempre os recomendamos que seáis lo más realistas posible.

Consejos para empezar una dieta b

Imaginemos por un momento que nos sobran 30 kg, una cantidad de peso que no es ni mucho menos fácil perder. Podemos optar por realizar una dieta muy fuerte donde pasaremos hambre, lo pasaremos mal, seguramente acabaremos abandonando, nutricionalmente es muy posible que nos afecte y buscar con ello perder el peso en un año o, por contra, lo mejor que podemos hacer es ser realistas y hacernos a la idea de que, para perder esta cantidad de peso, perfectamente podemos necesitar dos años.

Esto no es una carrera de fondo, sino que se trata de mejorar nuestra salud, y como lo que vamos a hacer es cambiar nuestros hábitos alimenticios, nuestra prioridad principal será alimentarnos de forma correcta y en las cantidades adecuadas, y la pérdida de peso es algo que viene siempre cuando hagamos esto de forma correcta.

Evita la obsesión y céntrate en los beneficios

A la hora de perder peso, la obsesión es sin duda uno de nuestros mayores enemigos. Decíamos en el apartado anterior que es ilógico querer perder 30 kg por ejemplo en seis meses, ya que esto únicamente nos llevaría al fracaso tanto emocional como nutricionalmente hablando.

Por ello siempre vamos a establecer objetivos realistas y sobretodo evitaremos obsesionarnos. Habrá determinadas temporadas en las que perdamos una mayor cantidad de peso, y manteniendo la misma alimentación positiva para nosotros y nuestra salud, en otras temporadas veremos que la reducción es mínima o incluso podemos llegar a ganar algunos gramos. Aquí podemos optar por dos caminos: podremos obsesionarnos y buscar otras dietas para perder peso rápido o, desde un punto de vista más lógico y beneficioso para nosotros, simplemente entenderemos que es parte de la fase en la que nos encontramos.

Si estamos cambiando nuestros hábitos alimenticios y vemos que nos estancamos en un determinado momento, lo único que tenemos que hacer es hablar con nuestro médico para analizar si hay algún error en nuestra dieta, si, al ser una dieta personalizada, conviene realizar algún tipo de modificación para seguir avanzando, o si simplemente estamos en una de esas fases en las que perdemos menos grasa y deberemos tomárnoslo con un poquito más de paciencia.

En cualquier caso no debemos perder nuestro principal objetivo que es el de perder peso para mejorar la salud, y es que los beneficios tienen que poder muy por encima de nuestras obsesiones. En esencia no vamos a perder peso sólo para vernos mejor, sino para vivir mejor.

Combina la dieta con ejercicio físico

Con las dietas para perder peso conseguiremos ir bajando los kilos de más, pero el mejor amigo y aliado de la dieta es sin duda el ejercicio físico.

Consejos para empezar una dieta f

Cuando comenzamos la dieta empezaremos perdiendo kilos más rápidamente, pero llega un momento en el que esta pérdida se estancará e irá mucho más lenta. Una de las mejores formas de seguir avanzando con una progresión adecuada es combinar la dieta con una vida mucho más activa.

Ya hemos conseguido perder unos cuantos kilogramos, y el siguiente paso va a ser empezar a mejorar y engrasar bien toda nuestra maquinaria, para lo cual vamos a necesitar empezar a movernos un poco.

Antes de continuar es esencial que, en el caso de que vayamos a combinar la dieta con ejercicio físico, siempre deberemos comentárselo a nuestro médico de confianza, puesto que no es lo mismo crear una dieta para una persona que cuenta con una vida sedentaria que hacerlo para otra que lleva a cabo muchas actividades a lo largo del día; evidentemente la primera necesitará un menor aporte calórico que la segunda.

Y aquí volvemos a hacer hincapié en la importancia de no obsesionarnos, es decir, si lleváis mucho tiempo sin practicar ejercicio físico no os dediquéis a correr todos los días y forzar el cuerpo al máximo, ya que lo único que vais a conseguir es un efecto negativo y la sensación de que realmente el deporte no produce beneficio ni placer alguno. Lo mejor es empezar con sesiones cortas y como mucho en días alternos. Además, en la medida de nuestras posibilidades iremos combinando con distintos ejercicios, lo que nos ayudará a elegir el que más nos gusta y con el que más disfrutamos.

En nuestro caso va a ser imprescindible la realización de ejercicios aeróbicos, ya que nos ayudarán a perder la grasa acumulada, pero también es recomendable combinar con ejercicios anaeróbicos debido a que evitaremos problemas de flacidez y en general conseguiremos una evolución mucho más estable y beneficiosa.

Salir a correr, montar en bicicleta, nadar, hacer ejercicios de estiramientos… Todo lo que podamos imaginar nos va a beneficiar, y desde logo no podemos estar buscando los excusas toda la vida, ya que nuestra salud es mucho más importante que el hecho de no disponer o no querer disponer de tiempo para practicar algo de ejercicio físico.

Cambia tu forma de ver la vida

En definitiva, si lo que estamos buscando son consejos para empezar una dieta, lo mejor que podemos hacer es englobarlos todos en uno solo que es cambiar nuestra forma de ver la vida.

Consejos para empezar una dieta

El modo en que vemos nuestro día a día y el paso del tiempo es lo que nos ha llevado a padecer la obesidad con la que cargamos, y esa es la razón exclusiva por la que debemos ser conscientes y dar una vuelta de tuerca a nuestro día a día.

A partir de ahora ya no existen las dietas sino el cambio de los hábitos alimenticios, y tampoco habrá cabida para el sedentarismo sino para la reactivación de nuestros músculos, nuestro corazón, pulmones y en general cada poro de nuestro cuerpo.

Nuestra vida acaba de comenzar gracias a nosotros, y es que nuestra decisión no sólo nos va a permitir vivir más años, sino que sobre todo vamos a disfrutar de una mayor calidad de vida dejando atrás enfermedades que podemos evitar, manteniendo un buen ritmo en relación con el deporte y la buena alimentación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.