Cómo poner y quitarse los guantes de un solo uso

Para garantizar la seguridad, es muy importante que aprendamos cómo ponerse y quitarse los guantes de un solo uso, dos procesos que os vamos a detallar a continuación con unos consejos de prevención muy sencillos, de manera que reduzcáis los riesgos a la hora de manipular cualquier tipo de sustancia o ante riesgos de contagio.

Cómo poner y quitarse los guantes de un solo uso

Cómo ponerse los guantes de un solo uso

Primeramente tenemos que entender dos diferencias en función del tipo de guante que vayamos a utilizar:

Colocación de guantes no esterilizados

Al no estar esterilizados, no nos preocupará el que se puedan contaminar en su parte exterior.

Esto significa que no hay un proceso para colocarlos, pero os animamos a que aprovechéis y lo hagáis como si fuesen esterilizados, ya que de esta forma practicaréis y os resultará más sencillo.

De cualquier manera, siempre deberemos lavarnos las manos antes de colocarnos los guantes.

Colocación de guantes esterilizados

En el caso de que los guantes estén esterilizados, tenemos que seguir un proceso que detallamos a continuación:

  • Retirar todo tipo de anillos, pulseras, etc.
  • Lavarnos las manos de forma correcta.
  • Abrimos el envoltorio procurando que no entre en contacto el paño estéril con el exterior de dicho envoltorio.
  • Tiramos el envoltorio a la papelera.
  • Desplegamos y extendemos para que los guantes queden presentados y listos para su colocación.
  • Nos colocamos el primer guante ayudados por la otra mano, pero asegurando que en ningún momento toquemos la cara externa del guante.
  • Ahora procedemos a colocar el segundo guante, asegurándonos que la manto enguantada tan sólo toque la cara externa del segundo guante.
  • Ajustamos los guantes tocando sólo la cara externa.

Ahora ya sólo vamos a poder tocar cosas que sean estériles, o de lo contrario contaminaremos la cara externa del guante.

Os dejamos este vídeo para que podáis verlo todo mejor con la explicación gráfica:

Cómo quitarse los guantes de un solo uso

Independientemente de si los guantes que hemos utilizado son o no estériles, el proceso de retirada será siempre el mismo.

Esto se debe a que es posible que el exterior se haya contaminado con virus, bacterias, gérmenes, productos peligrosos, etc., por lo que evitaremos tocar la parte exterior con nuestros dedos, y así evitaremos la exposición.

Para ello vamos a tener que proceder del siguiente modo:

  • Pellizca con una mano la parte inferior del guante de la otra.
  • Tira hacia los dedos asegurándote de que no tocas el exterior de ninguno de los guantes con la mano que ha quedado libre.
  • Recoge el guante en la mano que está protegida, haciendo una bola y sin ayudarte con la mano libre.
  • Mantén la pelota que has hecho con el guante encerrada entre los dedos.
  • Introduce los dedos índice y corazón por la zona interna de la muñeca en el interior del segundo guante que todavía está colocado.
  • Tira hacia los dedos, de manera que de forma automática se extraerá del revés y el primer guante quedará dentro del segundo.
  • Tirar a la papelera.
  • Lávate bien las manos.

Con el vídeo que os dejamos a continuación, os resultará mucho más fácil entender cómo es el proceso:

Siguiendo los pasos que os hemos detallado, a partir de ahora ya no tendréis excusa a la hora de ponerse y quitarse los guantes de un solo uso de forma segura en cualquier tipo de situación en la que nos encontremos, reduciendo el riesgo de contaminación o contagios tanto en guantes estériles como en normales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.