Cómo cambiar el pañal a un bebé

Cómo cambiar el pañal a un bebé

Una de las primeras cosas que tienen que aprender los padres novatos es cómo cambiar el pañal a un bebé, y es que a partir de ahora vamos a tener que repetir este proceso varias veces al día y durante muchos meses, por lo que es necesario estar bien preparados y comenzar conociendo cómo hacerlo paso a paso.

Empieza preparando todo para cambiar el pañal al bebé

Evidentemente tenemos que empezar preparándolo todo para tener siempre a mano cada uno de los elementos que vamos a necesitar durante el proceso de cambio de pañal, y por supuesto también para garantizar la máxima higiene.

Lo primero que vamos a necesitar es preparar un sitio adecuado para realizar el cambio de pañales. Deberá ser un lugar con la temperatura adecuada y por supuesto seco y totalmente limpio.

A menudo se han utilizado toallas como base para apoyar al bebé, pero queremos recordaros que también existen colchones especiales muy útiles y que garantizan una mayor comodidad, así como cambiadores de bebé portátiles muy cómodos y fáciles de utilizar, garantizando de esta forma la máxima higiene incluso en nuestros desplazamientos.

Aquí os dejamos algunos ejemplos con precios bastante ajustados:

Una vez que tengamos el sitio preparado, será imprescindible que nos lavemos bien las manos. Si nos encontramos fuera de casa, nos podemos ayudar con unas simples toallitas húmedas para bebés, pero si estamos en nuestro hogar, lo ideal es lavarlas con agua y jabón.

Ahora no nos queda más que preparar todo el material que vamos a necesitar, que son los pañales y los elementos de fijación que puedan ser necesarios atendiendo al tipo de pañal, las cremas y vaselinas en el caso de que haya tendencia a la irritación o a la dermatitis y por supuesto también el agua y el jabón.

Pasos para cambiar el pañal a un bebe

Ahora que ya lo tenemos todo preparado, lo siguiente será realizar paso a paso todo el proceso del cambio de pañal.

Lo primero que tenemos que hacer evidentemente es soltar el pañal sucio, el cual generalmente irá fijado mediante cierres adhesivos, imperdibles u otros sistemas en función del tipo de pañal. Cualquiera de estos sistemas de fijación deberemos retirarlos para evitar molestias al bebé; por ejemplo, si son cierres adhesivos, lo mejor que podemos hacer es girarlos y pegarlos contra el pañal para impedir que se peguen accidentalmente a la piel del bebé.

Antes de retirar el pañal del todo, lo utilizaremos para retirar los restos de heces que puedan quedar en la piel del bebé. En este caso hay que prestar especial atención a los varones, ya que deberemos tapar el pene con una toallita para evitar que se pueda manchar.

Hecho esto ahora vamos a coger al bebé por los dos tobillos con una sola mano, elevando las piernas y consiguiendo de esta forma poder extraer y doblar el pañal para evitar manchas innecesarias. Si el pañal no está muy sucio, podemos retirarlo tan sólo parcialmente de manera que los restos de la limpieza caigan sobre él.

Ahora podemos proceder a realizar la limpieza con agua y jabón o con toallitas húmedas en caso de que no dispongamos de los primeros. No debemos olvidar que en el caso de que sea una niña deberemos limpiar desde delante hacia atrás, de manera que estaremos evitando el paso de las bacterias que pueda haber en su culete hacia la vagina.

Si es necesario, con la mano que sujetamos los tobillos del pequeño, tiraremos hacia arriba para garantizar que toda la zona queda perfectamente limpia.

Ahora ya no nos queda más que poner el pañal limpio, para lo cual debemos elevar las nalgas del pequeño, introducir debajo la parte del pañal que lleva los adhesivos, reposamos las nalgas sobre el pañal, subimos la parte central del pañal hacia la barriguita, y finalmente cerramos los laterales con los adhesivos.

Como detalle queremos recordaros que debemos procurar que no abulte demasiado el pañal entre las piernas del bebé, ya que no sólo puede resultar molesto, sino que además también puede favorecer la aparición de irritaciones.

También es recomendable ajustar bien el pañal para que se mantenga firme en su sitio, pero por supuesto no nos excederemos y permitiremos el libre movimiento y sobre todo evitaremos que el pañal acabe pellizcando la piel.

Ahora nos queda más que tirar el pañal sucio y limpiar la zona y habremos terminado de aprender cómo cambiar el pañal a un bebe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: